Orangután

Descripción

El orangután es el único representante de la familia Pongidae que habita en Asia. Su característica principal es su pelaje rojizo y ralo con rostro es casi lampiño, aunque los individuos adultos tienen bigote y barba, debajo de la piel de las mejillas se forman depósitos de grasa que en los ejemplares viejos pueden llegar a ser muy prominentes. Ambos sexos presentan una bolsa faringea que pueden llenar con aire y que en los individuos machos alcanza algunas veces un gran desarrollo. Las piernas son cortas, pero los brazos son muy largos, de punta a punta pueden medir hasta 2.25 m. la longitud total del cuerpo varía de 1.25 a 1.5 m mientras que el peso es de 30 a 50 Kg en las hembras adultas y de 50 a 90 Kg en los machos adultos ya que en el dimorfismo sexual es muy marcado. Carecen de cola.
El orangután es un animal auténticamente arborícola: trepa y camina en los árboles, balanceándose de rama en rama mediante el método de locomoción llamada braquiación. Los movimientos terrestres son raros, cautelosos y sólo los realizan para ir de un árbol a otro, o para ir a tomar agua en época de sequía. El desplazamiento en el suelo es cuadrúpedo y torpe, ya que las extremidades posteriores tienen dificultad para soportar el peso del cuerpo, son las anteriores las que se encargan, a manera de muletas, de dar el apoyo y movilidad. Usan ramas para construir una plataforma en los árboles para dormir. Generalmente, hacen un nido nuevo cada noche y sólo ocasionalmente usan uno viejo. Pueden construir un nido pequeño para descansar en el día. La altura máxima a la que pueden hallarse los nidos es de 21 m. debido a que en los altos doseles del bosque encuentran casi todo lo que requieren. No tienen enemigos naturales y el único problema que enfrentan es la posibilidad de caer y romperse un hueso.
La máxima actividad es durante la mañana o muy tarde, descansando a medio día. Viven en pequeños grupo o son solitarios. La mayoría de estos animales mantienen poca relación y los grupos son temporales. Los machos adultos son solitarios casi todo el año y ocupan territorios más grandes que las hembras y se muestran hostiles hacia otros machos. Una hembra y su cría se puede asociar a otras hembras con crías y viajar juntas. Se ha visto que los individuos inmaduros de ambos sexos algunas veces se asocian entre ellos o con adultos.
La reproducción puede ocurrir en cualquier época del año. El ciclo estral dura 30 días y la cría pesa 1.5 Kg al nacer. Pueden ocurrir peleas entre los machos ante la presencia de una hembra en celo, aunque no se ha observado en la naturaleza. Esto se presume por las cicatrices y otras marcas que algunos machos capturados presentan. Antes del apareamiento tienen lugar un cortejo muy ruidoso, en el que el macho emite ronroneos y rugidos hasta que se aproxima a la hembra. Después ambos juegan y producen gruñidos. La cría nace totalmente desvalida y se sujeta al pelo de la región ventral de su madre, se desplaza así hasta que cumple un año y en ocasiones hasta los 2 ½ años. El destete completo ocurre a los 3 ½ años, aunque comienza a alimentarse por sí mismas al año de edad. Los jóvenes se hacen más independientes de la madre después de que ésta ha dado a luz nuevamente, aunque se sabe de orangutanes que de 7 u 8 años de edad que todavía buscan la protección de la madre. A esta edad alcanzan la madurez sexual, pero los machos no logran su desarrollo completo y la madurez social hasta que tienen 13 y 15 años.
La destrucción de su hábitat y la caza excesiva ha diezmado las poblaciones desde el Pleistoceno y a partir de 1935 la distribución en Sumatra ha declinado en un 20 o 30 % y este primate sólo habita en la parte norte de la isla.
Algunos datos interesantes adicionales del orangután son, por ejemplo, el hecho de que sí su pelo es removido su aspecto es muy semejante al de una persona y, como ocurre en los humanos cada orangután tiene una particularidad característica, lo que permite distinguirlos como individuos. Aun el largo pelo de cada individuo es diferente. Sus mandíbulas son más grandes que las de los humanos pero tienen el mismo número de dientes ( 32). No obstante su dentición está adaptada solamente para comer vegetales. Conforme se hacen más viejos los orangutanes machos desarrollan barbas, pero la textura y patrón del pelo es distinto al de los humanos. Experimentos realizados para medir su inteligencia han demostrado que al menos es tan inteligente como el chimpancé, solo que su carácter introvertido ha hecho difícil efectuar estas pruebas. Aún así, se sabe de orangutanes que han aprendido a comer con cuchara y tenedor o a lavar ropas en una cubeta con agua y jabón. También, se cita el caso de un ejemplar en el zoológico que cazó una gallina poniendo una hilera de granos de maíz hasta los barrotes de su jaula. por otro lado sus huellas digitales son muy parecidas las de un humano solo que son más puntiagudas. Hay 2 subespecies, la que habita en Sumatra es más grande que la de Borneo. Los machos sumatranos desarrollan grandes bigotes y barbas que les dan apariencia de viejos sabios. Finalmente su nombre común deriva de un vocablo usado en la isla que habita y que significa “hombre de bosque” pues los nativos pensaban que se trataba de hombres simios. Tal vocablo es orang-u-tang.

Datos generales

Nombre científico:
Pongo pygmaeus
Clase:
Mammalia
Orden:
Primates
Familia:
Pongidae
Alimentación:
Frugívora, especialmente higos silvestres, frutos de Durian y otras plantas y se complementa con semillas, hojas, cortezas, huevos, pollos y a veces moluscos.
Habitat:
Bosques tropicales y zonas pantanosas
Camada:
Una cría
Gestación:
De 8 a 9 meses
Longevidad:
40 años
Situación actual:
En peligro de extinción
Distribución Geográfica:
Sumatra y Borneo

Fotos